Vivienda de interés social medio y alto

La obra arquitectónica de Rossell de la Lama ha estado vinculada a proyectos de tipología habitacional, dado el interés por dotar al mexicano de lugares dignos, confortables y sanos para el desarrollo familiar. Al respecto, en una conferencia dada ante la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística señaló que "uno de esos temas preponderantes en mi actuar ha sido el de la búsqueda por generar un hábitat equilibrado, considerando que éste no debe ser sólo el amontonamiento de los seres que han de vivirlo, sino por el contrario, debe plantear la creación de mejores condiciones de vida, sin olvidar que es gracias al sacrificio del pago de los impuestos, que los servicios lograrán hacer posible el desarrollo integral de los habitantes".

Para lograr la generación de este hábitat, Rossell ha propuesto desde los inicios de su carrera el concepto que vincula al habitante con los derechos a la ciudad, a un arte público y a una reforma urbana, las cuales, sumadas, deben mostrar una trayectoria cambiante y evolutiva.

Destaca el trabajo realizado por este arquitecto en el campo de la habitación de interés social y en la regeneración urbana; información que, en los años de experimentación estuvieron nutridos de los viajes que Rossell había realizado a Europa, en especial a la del este, donde pudo conocer una serie de procedimientos utilizados por países altamente tecnificados en la industrialización de la vivienda.

Según se narra en Praxis, fue en uno de esos viajes que Rossell obtuvo para el gobierno de México varias patentes para la producción de viviendas de forma masiva, tanto para uso unifamiliar como multifamiliar. Después de muchos avatares fueron realizadas una serie de casas hechas con asbestocemento como materiales constructivos. Estas casas, programadas en donde se contó con el apoyo en la inversión de Manuel Suárez y presentadas a la consideración del presidente Adolfo López Mateos, tuvieron la virtud de ser transportadas en un camión de redilas y de ser ensambladas en seis horas.


Otra obra vinculada a la vivienda es Lomas de Cuernavaca, desarrollo residencial enclavado en las colinas de Palmira en el Valle de Cuernavaca donde había realizado su famosa Capilla abierta. En términos generales, se trata de un desarrollo que ejemplifica esa búsqueda del arquitecto por lo ya mencionado líneas arriba: el derecho a la ciudad, al arte público y a la reforma urbana. Así, este fraccionamiento, al igual que muchas de sus obras que presentamos en este libro, sin duda alguna muestra la postura ante lo que él con­sidera el "arte arquitectónico" el cual dependerá de la colaboración de la gente con sus variados y heterodoxos intereses y que logrará, a través del trabajo colectivo, reflejar la fisonomía de la comunidad entera.

 


La planeación urbana de los terrenos donde quedó afincado el fraccio­namiento Lomas de Cuernavaca nació de la mencionada donación que Raúl Basurto hiciera para la construcción de la Capilla abierta. Este hecho le dio la oportunidad a Rossell de elaborar un desarrollo urbano integral en el cual se realizó y consolidó el uso del suelo, las densidades, la vialidad y zonificación de todo el fraccionamiento.

Así, además de realizar la Capilla, Rossell y su equipo proyectaron y construyeron en el fraccionamiento la llamada Fuente de los Abanicos -estructura que recuerda una enorme papirola que pareciera hubiera dejado ahí un gigante-; la Glorieta de la Luna, la cual cuenta con un mural del pintor José García Narezo, un mercado, que hoy funciona como salón de usos múltiples y gimnasio, un camellón escultórico así como el diseño de unas ca­sas en condominio. Por esos mismos años, en la cercana laguna de Tequesquitengo, Rossell creó la "Fuente de las mariposas", escultura urbana que sirve de acceso al circuito del lago.

 

Sobre el mural de García Narezo en Lomas de Cuernavaca destaca su gran colorido, que nos hace recordar el lugar y clima en que está ubicado. Al centro de la obra un personaje masculino funge como rector del espacio central mientras que otro, femeni­no, le brinda los brazos abiertos. Palomas, flores - entre las que destacan grandes representaciones de alcatraces- y demás especies tropicales enmarcan a estos personajes y a un tercero, tam­bién femenino, ubicado en segundo plano.

En el caso del camellón existente en el fraccionamiento, destaca su equilibrado trabajo de integración urbana realizado a través de numerosas formas en cemento y recubiertas en mosaico las cuales muestran representaciones de serpientes y formas geométricas, entre otras, las cuales, en cierto sentido, nos recuer­dan la obra de otro maestro de la integración plástica: Antonio Gaudí.

El mercado del fraccionamiento Lomas de Cuernavaca, en su momento, se apartó de todo convencionalismo presente por lo general en las obras de esta tipología de su época; su aporta­ción plástica responde a un programa vinculado al uso del espa­cio arquitectónico que quedaba ligado en varios cuerpos dentro del mismo fraccionamiento. Destaca la techumbre compuesta por una cubierta de cascarón rugada en forma de ángulos quebrados la cual, a su vez, en su momento sirvió para sostener un cono recortado en el centro, abierto, con el fin de brindar luz cenital al interior del mercado. En el proyecto, debajo de este cono existía un jardín soleado regado por la lluvia.

 
Super Fraccionamiento Lomas de Cuernavaca
Av. Paseo de la Reforma No. 182 C.P. 62589
Temixco, Morelos, México
.
Tel. 01(777)326 16 30, Fax 326 33 18
contacto@asoclcuernavaca.com